El proyecto HIBRELEC tuvo como objetivo el desarrollo de una planta híbrida de generación eléctrica para abastecer a las comunidades rurales en Colombia, cuya tecnología innovadora combina la energía solar fotovoltaica y gasificación a partir de biomasa. En este proyecto confluye el conocimiento generado a lo largo de varios años por las redes que han trabajado en resolver las dificultades para la electrificación de las comunidades rurales en Iberoamérica.

El proyecto fue liderado por el Centro Tecnológico CARTIF de España y el Grupo de Termodinámica Aplicada y Energías Alternativas (TAYEA) de la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín. Este grupo ha desarrollado soluciones energéticas para mejorar la calidad de vida de distintas comunidades en Colombia. Entre los casos más destacados se encuentra la apropiación tecnológica de un sistema solar de refrigeración para el almacenamiento de pescado en comunidades pesqueras y una desalinizadora y potabilizadora de agua de mar mediante energía solar. Ejemplos de ambos desarrollos se encuentran en la localidad de Isla Fuerte donde se logró abastecer 500 litros de agua potable cada día y se conformó un centro de acopio de pesca artesanal con 16 refrigeradores de gran capacidad, beneficiando 120 familias de las 300 que habitan la isla.

El proyecto HIBRELEC tuvo como premisa utilizar sistemas de bajo costo y fácil operación que hicieran uso de los recursos disponibles en la zona. La planta generadora de electricidad combina en su diseño elementos que dan respuesta a distintas necesidades. La energía a partir de biomasa y la fotovoltaica fueron seleccionadas por ser renovables y abundantes en Iberoamérica. Por otra parte, la tecnología de gasificación de lecho fijo es la más adecuada para utilizar en lugares apartados ya que utiliza equipos robustos con un importante rango de generación, que pueden ser operados por cualquier integrante de la comunidad. Además, el uso de cascarilla de arroz como biomasa soluciona un problema ambiental de la industria arrocera pues ofrece el aprovechamiento de estos residuos que de otro modo serían objeto de la quema no controlada. El diferencial respecto a otras tecnologías es que la cascarilla de arroz se utiliza sin necesidad de pelletizar, ahorrando un costoso paso en el proceso de generación.

Otra ventaja de la planta generadora es su capacidad de optimizar la producción de energía, alternando entre biomasa o fotovoltaica, de acuerdo al recurso más abundante en cada zona donde se instale. También permite redireccionar la energía dependiendo de las necesidades pudiendo enviarse a la red, al banco de baterías para su almacenamiento o al consumo inmediato del usuario final.

El proyecto HIBRELEC ha puesto especial cuidado en los aspectos ambientales de la generación eléctrica. El módulo de gasificación de biomasa cuenta con un sistema de limpieza de gases que garantiza la calidad y pureza de la corriente gaseosa con la que se alimenta el motor generador. Con ello se preserva el motor y se evitan los residuos sólidos contaminantes los cuales se transforman energéticamente reinsertándolos directamente al gasificador. Otros residuos que resultan del proceso pueden ser utilizados en nanocompuestos o como fertilizantes.

Actualmente los resultados de este proyecto se encuentran en una fase de estudio de viabilidad económica por parte de una empresa interesada en la comercialización de esta tecnología, incentivada por la reciente creación de una ley de energías renovables en Colombia, en proceso de reglamentación.